top of page

LIFT AND TUCK

La primera parte de esta técnica, es decir el "Lift" o elevación, en este caso del abdomen, fue sugerida por Janie McCoy King, una ingeniera de Texas, que por la experiencia durante su embarazo, se animó a probar esta maniobra para aliviar los dolores que sufría. Es autora del libro: Back Labor No More!!: What Every Woman Should Know Before Labor.(1994).


La segunda parte de la técnica, el "tuck" o " meter", fue añadida por Gail Tully de spinning babies para recordar la acción que debe realizar la pelvis. Una retroversión con aplanamiento del promontorio sacro, que conseguimos estando en posición de bipedestación e inclinación de la pelvis a posterior.


Se ha visto que es una de las técnicas más efectivas para el encajamiento de la cabeza fetal en la pelvis materna durante el trabajo de parto. Ayuda a la alineación de la cabeza fetal con la entrada de la pelvis, cuando el feto se encuentra en la estación -2,-3.


¿CÓMO SE REALIZA LA TÉCNICA?


Dado que su finalidad es la ayuda del encajamiento de la cabeza fetal, en el espacio superior de la pelvis, debe realizarse sólo cuando tenga contracciones.


  • Cuando empiece una contracción, el acompañante situado por detrás de la embarazada, junta sus dedos y con esta ayuda de sus manos levanta el vientre de la mujer unos cinco centímetros.

  • Dirige el vientre hacia dentro (hacia la columna vertebral) uno o dos centímetros, dependiendo de su tamaño. Para estar más cómodo y realizarlo correctamente, la mujer debe dejar las rodillas ligeramente dobladas, para que las piernas no estén bloqueadas, y el acompañante si se encuentra más cómodo, puede apoyarse en la superficie de la pared para tener mayor estabilidad mientras aguanta el peso.

  • Mantenemos esta posición durante toda la contracción, puede apetecer acompañarlo con ligeros movimientos por ambas partes.

  • Cuando termine la contracción, el acompañante va soltando lentamente el abdomen, y la mujer recupera la posición para favorecer más movimientos y favorecer la circulación.

  • Se recomienda repetir esta elevación abdominal durante cinco-diez contracciones seguidas, descansando entre ellas y haciendo círculos con las muñecas y los tobillos para favorecer la circulación.


MODALIDADES

-Si no se cuenta con ayuda, la gestante puede realizarse ella misma la técnica, para ello, apoyará su espalda en la pared, lo que favorece la retroversión pélvica. y con sus manos durante la contracción elevará y presionará hacia la espalda su abdomen.


-Otra forma de hacerse ella misma la técnica es utilizando un rebozo, rodea su abdomen con el rebozo y termina colocando los extremos del rebozo sobre los hombros para poder ir tirando con las manos de ambos extremos e ir elevando el abdomen. Lo puede hacer de pie con o sin el apoyo de la pared, o sentada en un superficie, bien sea el fitball, un sillón...

-Aunque lo más común es contar con el ayudante colocado en la espalda de la madre, también se puede dar que prefiera hacer la elevación abdominal y la presión colocándose enfrente de la madre .



¿CUÁNDO SE PUEDE REALIZAR?


En pródromos insidiosos, con contracciones dolorosas, regulares y que no se relacionan con una evolución esperada. Un bebé que sigue alto en relación a la pelvis materna, a pesar de unas contracciones intensas y frecuentes.

Si además esas contracciones no están siendo bien toleradas por la madre, que nos refiere mucho dolor en la zona de la sínfisis del pubis o en la parte posterior de su espalda(nos puede avisar de una dificultad de entrada de la cabeza fetal en la pelvis).


Esta técnica nos será muy útil para aliviar a las madres que acuden a nuestras urgencias empezando el trabajo de parto. Especialmente, a aquellas que se encuentren bastantes doloridas y desesperanzadas al no haber evolucionado lo deseado en relación al dolor que están soportando de sus contracciones.


En muchos casos, no podemos dejarlas ingresadas por pródromos de parto mal tolerados que además no se acompaña de un progreso en las modificaciones del cervix uterino, pero sí podemos y debemos darles herramientas que les ayude a una mejor progresión de su proceso y que les alivie el dolor que están experimentando.


Estos movimientos que realizamos con esta técnica, intentan mejorar la flexión de la cabeza fetal, lo que ayuda al progreso del parto y alivio del dolor. Pudiendo desencadenarse un verdadero trabajo activo de parto.


Se recomienda especial atención si se emplea, en gestantes que hayan tenido partos anteriores rápidos.


Hemos visto como se recomienda esta técnica durante 10 contracciones, pero si la mujer nota que el dolor de las contracciones ha cambiado y ya no se irradia hacia la espalda, incluso puede sentir más presión dentro de su pelvis, esto nos indica que la maniobra ha sido efectiva y se puede dejar de hacer.



Cuando la evolución del trabajo de parto es satisfactoria, no requiere el empleo de técnicas especificas, la libre movilidad de la parturienta con su propia intuición será suficiente, pero habrá otros casos donde nuestro asesoramiento y conocimiento pueden marcar una gran diferencia en la progresión de ese parto, por lo que como siempre os animo a seguir formándoos para poder prestar esa atención de excelencia que tanto deseamos dar a nuestras gestantes.


BIBLIOGRAFIA

  1. Janie McCoy King from her book ‘Back Labor No More’

  2. spining babies. Lift and tuck

  3. https://www.optimalmaternalpositioning.com/team-omp






145 visualizaciones0 comentarios

Komentáře


bottom of page